Archivo | Lingos RSS feed for this section

Un sueño posible a partir de Mujina, un cuento de Yakumo Koisumi

30 Jun

huevoUn hombre con cabeza de huevo abre dos ojitos diminutos y una boca que es apenas un tajo. Me habla con una voz aguda y chirriante. Creo que me sangran los oídos, pero lo que me sale de ahí son como lágrimas. El hombre huevo me dice que tenga cuidado, que el monstruo de la bondad está cerca.
Yo corro con piernas ágiles de garrochista, largas, como de dos metros, y pienso que entonces ése debía ser el monstruo de la maldad: un huevo blanco que habla y te hace llorar por las orejas.

Pero resulta que el camino da un giro brusco hacia la entrada a una cueva. Desde adentro siento un olor que me empalaga y me llama. Quiero entrar.
Ahora lloro con la nariz, me cae un moco suave. Como otras lágrimas. Voy a entrar feliz en la caverna, pero una mujer de larga cabellera negra me cierra el camino. El pelo brillante y oscuro se levanta con el viento y da vueltas alrededor mío. Me doy cuenta de que estoy frente al monstruo de la bondad, que quiere protegerme de los peligros de esa cueva. Y como siento que quiero ser su amiga le cuento que un hombre me dijo que debía huir de ella. Y esa mujer, la monstruo de la bondad, me dice si el hombre era como yo. ¿Cómo como yo? le pregunto.
Y ahí nomás me toco la cara y descubro que mi cabeza es un enorme huevo blanco.

El pioná habla con la lechuza

12 May

siempre en la toldería hay un pioná

que ustedes le dicen chamán

nosotros le llamamos pioná

bueno el chamán dice que habla con la lechuza

y le dice “levantensé, levantensé

porque los vienen a matar”

 

entonces muchos se levantaron

y muchos se quedaron y los mataron

entonces por eso para nosotros

la lechuza no es mal agüero

es bueno

 

yo siempre digo, no?

que siempre está mirando la puerta porque te cuida

para nosotros los tobas, no?

porque cada pueblo tiene su creencia

a lo mejor otro pájaro

o un árbol

No saben lo que pasó

19 Mar

información

La información lo inunda todo.

Lo importante es saber editar.

Anotación sobre el nombre de los teatros

20 Ago

Mayoría? de teatros porteños creados de los 90 para acá se dividen en dos nombres:

“Galpón” = teatro que se pretende más popular
“Espacio” = teatro más “de artistas” o sencillamente, de snobs

Durante y tras las décadas neoliberales de vaciamiento de sentido, sólo pudimos nombrar un lugar, un aquí y ahora desprovistos a priori de sentido, como si con prudencia no nos jugáramos por nada más que lo concreto y presente de decir: estamos acá en este lugar -única verdad que parecía irrefutable-; nada de bautizar los teatros con nombres de referentes, de fantasías, de palabras que evocaran algún proyecto, valor, belleza, ¿sentimiento? (Apenas en los “Galpones” hay una marca nostálgica de una época pasada, de un lugar que alguna vez sirvió para algo y no fue sólo un lugar. Pero igualmente es sólo eso: un lugar que fue, pero ya no es.)

Mar del Sur, enero 2006

2 Jul

Pienso siempre contra lo que voy pensando.

Y entonces:
tengo la certeza de que escribo/leo
[es decir, la certeza de que fui educado]
para un mundo que no existe.

No para un mundo “viejo”;
por ejemplo, como si dijera: «fui educado
para ser un escritor-estanciero,
pero resulta que ahora me vengo a enterar
de que nunca tuve tierras
(o de que los hijos de los estancieros
no acostumbran a escribir
y mucho menos a leer)»,
no,
sino que fui educado
para un mundo inexistente,
que no
[un hornero sobre la medianera grita abriendo mucho el pico;
está muy cerca y no puedo no mirarlo]
[se voló]
existe ni existió
ni, presumo, existirá:
porque nada que no haya existido existirá.

Digamos:
un mundo donde existe la posibilidad
de algo “correcto”
y por lo tanto, de algo “incorrecto”. Un mundo
donde prevalece la idea de error,
de equívoco y de malentendido.

Pero el error es inexistente
(es lo inexistente: se trata de un parámetro muy fuerte, constitutivo).
Sus alcances como concepto, como construcción abstracta,
son más limitados y problemáticos de lo que uno pueda llegar a imaginarse.
El mundo nunca se equivoca, pero tampoco acierta.
Y esto lo atraviesa todo.

Y en verdad no importa que aquí, ahora
se agolpe, tras la nuca, seductora,
La Academia, El Saber -pongamos por caso,
Lo Nietszche- para decirme cosas como:
«esto ya te lo explicamos».
Hay siempre un problema con el presente.
Nunca el conflicto es con el pasado
(con ese pasado que se agolpa)
si no es porque existe un conflicto presente.
La Academia se me agolpa atrás
–el Pensar- se me enrula en la nuca
porque ahora estoy acá leyendo,
no porque haya problemas insolubles
que nos piden solución desde antes del antes.
El conflicto existe por__no.

“Existe” es una palabra agotada.
Y no confío (¿por qué no confío?)
en que la Filosofía Francesa o Alemana
pueda ayudarme a superar,
con la terapéutica que todos buscamos en Lo Mundo Ateo,
estas configuraciones que apenas desgarro.

No estoy atorado.
No me explico bien. No “estoy”.

– – –

Como si todo fuera un conflicto con el lenguaje.
Ni siquiera es no poder decir aquello que se “siente”
(eso lo vivo como una pelotudez que no significa nada).

Como si explicar algo, decir algo, fuera siempre asesino.
Es atroz.
Sí.
A pesar de estar en un patio con sol en verano
[en la medianera, un hornero]
escucho/leo voces
que lo asesinan todo.

«¿Contra eso? ¿Contra eso?»

Sí, contra todo lo que se agolpa,
pidiendo sobrevivencia a mi través.

-¡Y no! Ahora tengo otras cosas que hacer.

Metaforalogía biológica básica

4 Sep

Un ecosistema es como un vaso
perfectamente lleno:

no entra una gota más
-porque haría que se vuelque-
y no le sobra ninguna.

A esto se resume la ficción sobre la naturaleza y el equilibrio perfecto.

Otros en cambio dicen
que ya estamos lanzados
desde y para siempre
al desequilibrio.

(Fuente Imagen)

Todo lo que es diálogo (esquirlas de 6 entrevistas)

22 Jun

El geólogo dice que
la historia de las Sierras de las Quijadas
continúa en
la actualidad
debido a que este esfuerzo de compresión
continúa en
todo lo que es la placa suramericana.

La doctora en geología dice que
toda la zona de declive hacia el este
viene a ser
todo lo que es el piedemonte.

El ingenierio forestal dice que
podría eventualmente usarse para
todo lo que es artesanías.

La bióloga dice que
van desapareciendo los bosques y aparece
todo lo que es pradera, estepa y desaparecen las selvas.

El matemático dice que
no solamente desde un punto de vista ecológico,
con datos de tipo biológico,
sino también llega a
todo lo que es el campo económico y social.

La estudiante de farmacia dice:
siempre me gustó la química
las ciencias exactas y
todo lo que es el trabajo de laboratorio.

(Enlace a Todo lo que es texto)

A %d blogueros les gusta esto: