Otras premisas

13 Abr

«En rigor, las lecturas no eran azarosas: estaban dictadas por nuestras circunstancias. El valor de los textos era situacional. Se sustrajeron así al imperativo académico de la bibliografía para permitirnos trabajar sencillamente con los libros. Nunca dejamos de preguntarnos: ¿exterioridad de la cita o transformación subjetiva? Descubrimos así que los conceptos no requieren atesoramiento ni reivindicación permanentes; sólo valen en situación.»

(Grupo Doce, Buenos Aires, noviembre 2001)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: