La criatura aprende a hablar en el VIII Festival Latinoamericano de Poesía

13 Jun

banner KOWALSKI
El jueves 23 de junio a las 21.30 hay nueva función de La criatura aprende a hablar, en el marco del VIII Festival Latinoamericano de Poesía, del Centro Cultural de la Cooperación.
La función será en el flamante Club de cultura KOWALSKI, Billinghurst 835.

Anuncios

Testimonio de un puestero de Chubut

15 Sep

sentía los aviones que pasaban

y después sentía los chanchos

y no le alcancé a sacarle la tranca

y yo pensaba cuánto habrán sufrido estos animales

quemados ahí en el chiquero

en ese momento ni me acordé yo

de sacarle la tranca

si no los largo, que se vayan

se hubieran salvado, no sé

encima había un lechoncito guacho que me seguía a todos lados

Un sueño posible a partir de Mujina, un cuento de Yakumo Koisumi

30 Jun

huevoUn hombre con cabeza de huevo abre dos ojitos diminutos y una boca que es apenas un tajo. Me habla con una voz aguda y chirriante. Creo que me sangran los oídos, pero lo que me sale de ahí son como lágrimas. El hombre huevo me dice que tenga cuidado, que el monstruo de la bondad está cerca.
Yo corro con piernas ágiles de garrochista, largas, como de dos metros, y pienso que entonces ése debía ser el monstruo de la maldad: un huevo blanco que habla y te hace llorar por las orejas.

Pero resulta que el camino da un giro brusco hacia la entrada a una cueva. Desde adentro siento un olor que me empalaga y me llama. Quiero entrar.
Ahora lloro con la nariz, me cae un moco suave. Como otras lágrimas. Voy a entrar feliz en la caverna, pero una mujer de larga cabellera negra me cierra el camino. El pelo brillante y oscuro se levanta con el viento y da vueltas alrededor mío. Me doy cuenta de que estoy frente al monstruo de la bondad, que quiere protegerme de los peligros de esa cueva. Y como siento que quiero ser su amiga le cuento que un hombre me dijo que debía huir de ella. Y esa mujer, la monstruo de la bondad, me dice si el hombre era como yo. ¿Cómo como yo? le pregunto.
Y ahí nomás me toco la cara y descubro que mi cabeza es un enorme huevo blanco.

Cactus

14 May

vos agarrás un pedazo de cactus

y lo tirás en cualquier lado

y sobrevive como puede

sin agua sin cuidado

 

es lo que pasó con nuestros pueblos

nos tiran en cualquier lado

y nosotros sobrevivimos

Fueguito

13 May

nosotros no le damos una respuesta en ese momento

 

bueno te interesa mucho saber determinada cuestión

esperá a la noche

hacemos un fueguito

es más juntá la leñita para hacer el fueguito

juntemos juntos

hagamos el fueguito juntos

 

ahora nos sentamos

y ahora que tengo tu atención te contesto

El pioná habla con la lechuza

12 May

siempre en la toldería hay un pioná

que ustedes le dicen chamán

nosotros le llamamos pioná

bueno el chamán dice que habla con la lechuza

y le dice “levantensé, levantensé

porque los vienen a matar”

 

entonces muchos se levantaron

y muchos se quedaron y los mataron

entonces por eso para nosotros

la lechuza no es mal agüero

es bueno

 

yo siempre digo, no?

que siempre está mirando la puerta porque te cuida

para nosotros los tobas, no?

porque cada pueblo tiene su creencia

a lo mejor otro pájaro

o un árbol

Megalomanía

23 Abr

Quizás un gran equívoco de la humanidad sea el de confundir la experiencia del tiempo biográfico con el histórico, condenándose a imaginar a sus sociedades, según el caso, como jóvenes y emprendedoras, maduras y racionales o ancianas y decadentes.

Asimismo, la experiencia del tiempo individual se la convierte en la experiencia de toda la sociedad:

“En nuestra época el pasado se aleja con inexorable rapidez” escribe alguien que, por supuesto, ha superado la barrera de los 30 años y está de luto por la muerte de su primera juventud.

(N.Molden)

autos apilados rojo

No saben lo que pasó

19 Mar

información

La información lo inunda todo.

Lo importante es saber editar.

Anotación sobre el nombre de los teatros

20 Ago

Mayoría? de teatros porteños creados de los 90 para acá se dividen en dos nombres:

“Galpón” = teatro que se pretende más popular
“Espacio” = teatro más “de artistas” o sencillamente, de snobs

Durante y tras las décadas neoliberales de vaciamiento de sentido, sólo pudimos nombrar un lugar, un aquí y ahora desprovistos a priori de sentido, como si con prudencia no nos jugáramos por nada más que lo concreto y presente de decir: estamos acá en este lugar -única verdad que parecía irrefutable-; nada de bautizar los teatros con nombres de referentes, de fantasías, de palabras que evocaran algún proyecto, valor, belleza, ¿sentimiento? (Apenas en los “Galpones” hay una marca nostálgica de una época pasada, de un lugar que alguna vez sirvió para algo y no fue sólo un lugar. Pero igualmente es sólo eso: un lugar que fue, pero ya no es.)

1983

8 Jul

A los cinco años vivía en una casa alquilada en Temperley. El tren pasaba a unos metros. No recuerdo exactamente cómo, un día me vi reflexionando acerca de la cárcel. De ir a la cárcel. Caminaba por la avenida Almirante Brown en dirección a Lomas de Zamora. Iba solo, así que debía estar haciendo algún mandado. Recuerdo que yo no encontraba ningún problema en “cometer delitos” (o quizás pensaba en términos de “hacer cosas malas” –ni idea, no recuerdo exactamente sobré qué pensaba: era un asesinato o un robo-), por lo que tendría que cuidarme de hacer esas cosas, ya que probablemente -como no encontraba ninguna imposibilidad material- en una de ésas hacía alguna. Después mi educación continuó y llegamos a hoy donde aquella reflexión no puede ser más que una curiosidad, un recuerdo, que simplemente confirma que Nietzsche pensaba como un niño o bien que los niños filosofan todo el tiempo por cuestiones de mera supervivencia.

1960: Impacto de la genética en el sujeto A

4 Jul

mil novecientos sesenta

dos mil ochenta y seis

cuatrocientos siete coma ocho

qué alegría

ahora

también podemos

llamar a los matemáticos

para que participen

del estudio

de la evolución

yo no quería ser explorador

pero quería ser biólogo

ahora

con el laboratorio

puedo

Mar del Sur, enero 2006

2 Jul

Pienso siempre contra lo que voy pensando.

Y entonces:
tengo la certeza de que escribo/leo
[es decir, la certeza de que fui educado]
para un mundo que no existe.

No para un mundo “viejo”;
por ejemplo, como si dijera: «fui educado
para ser un escritor-estanciero,
pero resulta que ahora me vengo a enterar
de que nunca tuve tierras
(o de que los hijos de los estancieros
no acostumbran a escribir
y mucho menos a leer)»,
no,
sino que fui educado
para un mundo inexistente,
que no
[un hornero sobre la medianera grita abriendo mucho el pico;
está muy cerca y no puedo no mirarlo]
[se voló]
existe ni existió
ni, presumo, existirá:
porque nada que no haya existido existirá.

Digamos:
un mundo donde existe la posibilidad
de algo “correcto”
y por lo tanto, de algo “incorrecto”. Un mundo
donde prevalece la idea de error,
de equívoco y de malentendido.

Pero el error es inexistente
(es lo inexistente: se trata de un parámetro muy fuerte, constitutivo).
Sus alcances como concepto, como construcción abstracta,
son más limitados y problemáticos de lo que uno pueda llegar a imaginarse.
El mundo nunca se equivoca, pero tampoco acierta.
Y esto lo atraviesa todo.

Y en verdad no importa que aquí, ahora
se agolpe, tras la nuca, seductora,
La Academia, El Saber -pongamos por caso,
Lo Nietszche- para decirme cosas como:
«esto ya te lo explicamos».
Hay siempre un problema con el presente.
Nunca el conflicto es con el pasado
(con ese pasado que se agolpa)
si no es porque existe un conflicto presente.
La Academia se me agolpa atrás
–el Pensar- se me enrula en la nuca
porque ahora estoy acá leyendo,
no porque haya problemas insolubles
que nos piden solución desde antes del antes.
El conflicto existe por__no.

“Existe” es una palabra agotada.
Y no confío (¿por qué no confío?)
en que la Filosofía Francesa o Alemana
pueda ayudarme a superar,
con la terapéutica que todos buscamos en Lo Mundo Ateo,
estas configuraciones que apenas desgarro.

No estoy atorado.
No me explico bien. No “estoy”.

– – –

Como si todo fuera un conflicto con el lenguaje.
Ni siquiera es no poder decir aquello que se “siente”
(eso lo vivo como una pelotudez que no significa nada).

Como si explicar algo, decir algo, fuera siempre asesino.
Es atroz.
Sí.
A pesar de estar en un patio con sol en verano
[en la medianera, un hornero]
escucho/leo voces
que lo asesinan todo.

«¿Contra eso? ¿Contra eso?»

Sí, contra todo lo que se agolpa,
pidiendo sobrevivencia a mi través.

-¡Y no! Ahora tengo otras cosas que hacer.

El estudio de la Historia amansa a las fieras

17 Feb

Joven argentino, si tienes entre veintisiete y treintainueve años posiblemente estés experimentando un choque.

Ni los Reyes, ni el conejo, ni ratón, ni Navidad. Ahora nos enteramos de que además, también, los muertos son los padres.

Inmersos en ese estupor, esa sorpresa al descubrir a compañeritos de banco que ahora son presidentes de quién sabe qué Corporación, periodistas en no sé qué medio o narradoras canonizadas en Frankfurt, puede confundírsete y sucede que embrollás la edificación del discurso sobre el presente (que a la larga serán las palabras sobre este momento histórico), ese decir, con la hipocresía, con una perorata a medida.

Pero no necesariamente es así. No.

 

Joven que vas perdiendo tu juventud, experimentás esto con mil angustias: constantemente tus idealizaciones sobre la Historia, Sociedad y Cultura chocan, se dan de bruces con el acontecer histórico (que ya las remoldea, destruye y reconstruye, o simplemente las reproduce).

La confusión viene porque desconocemos los avatares de las sólidas construcciones de nuestras idealizaciones. Repetilo.

(Nada es auténtico si no logra imponerse como tal, porque nada es puro.)

Los muertos son los padres.

Por estar asistiendo a la edificación de la Historia estás despierto, lúcido como nunca jamás antes.

Los muertos son los padres.

Siempre es la primera vez para todos los que estamos perdiendo la juventud.

Los muertos son los padres.

Por eso estudiar Historia, joven argentino, nos calma, porque comprendemos las tramas intrincadas que finalmente se resuelven en ideas establecidas (horribles o no, no es el punto) y así vemos que lo que en un principio parecía falso, artificioso, hasta hipócrita (ese no le llega ni a los talones a aquel padre) es en realidad, sin más, la forma de acontecer del mundo, de construirse y destruirse todo el tiempo, su arte de hacerse otra vez y otra.

Jurídica

14 Ene

Le pedimos a un juez que impida la fragmentación del mundo y, en definitiva, que lo sostenga como un espacio de convivencia común. Los hechos legales se basan también en pruebas contrastadas, pero deben ser definitivos. La principal preocupación no es que sean objetivos sino que además de consistentes (jurídicamente) sean asimilables (socialmente). En este punto hay que reconocer en los actos jurídicos una modestia de la que no siempre hacen gala los expertos.

(Alonso y Lafuente, Ciencia expandida, naturaleza común y saber profano, p.70)

(expertos = científicos)

2012 (esquirlas de una entrevista)

31 Dic

La arqueóloga dice

La creencia maya con respecto del tiempo
del nuevo ciclo
del viviendo
entre otras cosas
esa forma entonces
esa forma era
entonces lo que la película 2012.

El año 2012 no es casual
renovaciones de ciclos
de ciclos y el katún

entonces
de un ciclo
no es
de otro
que viene acompañado;

pero además los mayas
los mayas del fin de un ciclo
el concepto maya del tiempo y que se expresa
se expresa del otro:
esto que en la película llaman las profecías mayas
llaman las profecías mayas terminando.

Tenían una forma muy compleja,
dos calendarios tomaban
un ciclo tomaban de un día, a su vez ese día se organizaba
en ciclos se organizaba de 20 días
más amplio, el ciclo
que está por terminar ahora
el ciclo ahora
ese tránsito

-esto me parece que es muy importante-

la forma de escritura de los mayas,
en realidad de toda Mesoamérica
Mesoamérica de Cristo
vuelcan su… digamos,
sus necesidades de administración del tiempo
sus necesidades de administración del tiempo desplegaban,

de ahí entonces
interpretados
interpretados se conservan
sólo cuatro códices originales

cuatro que además también vuelcan su relato
los códices tienen relatos.

La película no precisa de qué códice se está hablando
los grifos además son pintados,
pero qué quiero señalar también, que posteriormente
española,
esto,
española,
y continúa.

Continúa
a tal punto que
las profecías mayas
a lo largo de la historia
del mundo
a veces son más autocríticas
en sus tiempos
entonces da lo mismo mezclar
excusas.

A %d blogueros les gusta esto: